Francisco le pidió a Macri que "no dude en enfrentar al narcotráfico y la corrupción"

ACTUALIDAD 27 de febrero de 2016
En un encuentro protocolar que duró 22 minutos el Papa además le pidió "paciencia". Macri señaló además: "Todo fue muy cordial y estoy contento de habernos encontrado nuevamente".

El presidente Mauricio Macri se reunió hoy por primera vez desde su asunción con el Papa Francisco, quien en un encuentro de tono protocolar le pidió "paciencia" y que "no dude en enfrentar al narcotráfico y la corrupción".

"Todo fue muy cordial y estoy contento de habernos encontrado nuevamente. Años atrás parecía imposible imaginar este encuentro cuando él era obispo de Buenos Aires y yo, jefe de Gobierno", señaló Macri, al término de la reunión.

En una audiencia privada de 22 minutos de tono muy formal y frío, según consignó la agencia AFP, y siguiendo el protocolo de la Santa Sede, ambos jefes de Estado hicieron un repaso de la situación del mundo y, particularmente, de la Argentina.

"Me dijo que tenga paciencia, que no dude en enfrentar los problemas graves de fondo que tiene el país y señaló al narcotráfico y corrupción. Necesitamos un Estado que funcione, con eficiencia y transparencia, y un país que se integre al mundo", sostuvo el mandatario tras la reunión que tuvo con el Sumo Pontífice en la Biblioteca del Palacio Apostólico, en el tercer piso de la Santa Sede.

El Santo Padre recibió al jefe de Estado en la Sala del Tronetto: "Buenos días, señor Presidente ¿Cómo le va?", fue el saludo.

"¿Cómo le va, Francisco? Un gusto", respondió Macri, quien estuvo acompañado por su comitiva de su familia, ministros y gobernadores.

El encuentro privado que mantuvieron ambos jefes de Estado duró 22 minutos y fue en un tono muy formal y siguiendo el protocolo de la Santa Sede.

Tras ello, el líder del PRO brindó una conferencia de prensa en la que resaltó su le comentó a Francisco su "gran preocupación por unir a los argentinos, dejar atrás los rencores y trabajar en agenda común de futuro para resolver los problemas del país, especialmente la pobreza y el narcotráfico".

En diálogo con los periodistas presentes en El Vaticano, contó que le manifestó al Papa que espera "seguir trabajando junto a la Iglesia argentina en este tema, ir virando a un país de pobreza cero y por ese motivo fue muy importante haber coincidido en la importancia de estar juntos y unidos".

"El Papa habló de la importancia de recuperar la cultura del trabajo en el país, algo que nosotros estamos pregonando.
Él está preocupado por la integración de los chicos, a través del estudio y del deporte y alejados de los males de la calle", puntualizó.

Asimismo, el Presidente consideró que "de nada sirve toda la capacidad de construir si falta el debido componente de solidaridad".

"Por eso tenemos que sumar la mayor cantidad de gente posible a esta Argentina que crece y ayudar a aquellos que no puedan acceder. Pero no hay chances de que eso ocurra si el Estado es un botín de guerra del Gobierno de turno", agregó.

Como es costumbre en los encuentros entre jefes de estados, Macri y Francisco intercambiaron regalos: el exobispo porteño le obsequió el Medallón del Olivo, la encíclica Laudato Si y la exhortación apostólica Evangelii Gaudium; mientras que el mandatario hizo entrega de un poncho, una Cruz de Matará y una colección de 12 discos compactos con música nacional como tango y chamamé.

"El olivo representa la unión y eso es lo que todos queremos. Me gusta regalar este medallón a los jefes de Estado.
Tiene dos ramos con algo en medio que lo separa, pero que termina luego por unirlos", manifestó el Papa.

Te puede interesar