Dilma: "La prisión de Lula contradice todos los principios de los Derechos Humanos"

País 01 de mayo de 2018
La derrocada presidenta de Brasil participó esta tarde de una jornada para reclamar la libertad de Lula da Silva en la Feria del Libro junto a un amplio panel de expositores.
Dilma Rouseff Argentina
Foto: NA.

La mandataria legítima de Brasil, Dilma Rousseff participó, junto a un panel de expositores, de una jornada en la Feria del Libro en la que se reclamó la libertad de Lula da Silva, preso político del régimen de Michel Temer.

“Lula inocente, Lula libre”, así comenzó su disertación Rousseff para meterse de lleno en la actualidad continental a días de que Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú tomaran la decisión de retirarse de la UNASUR tras la Cumbre de las Américas.

Al respecto, Dilma recordó que fueron “los gobiernos populares los que comenzaron el proceso de reconstrucción” y destacó la importancia de la integración, luego sentenció que “es un retroceso acabar con UNASUR”.

A continuación, dedicó el resto de su discurso a la situación que atraviesa su país y a la ilegítima prisión de Lula da Silva: “Este golpe es muy particular: lo hacen en nombre de la ley, pero no hacen más que violar la ley”. 

"El golpe transformó la ley en la mayor arma de destrucción civil. Destrucción de ciudadanía, de derechos, de libertades. Una prueba de que el golpe no sólo es ilegal, sino también ilegítimo es que luego del golpe, los únicos que crecimos fuimos nosotros, las fuerzas progresitas que querían destruir", aseguró.

En este sentido, agregó que "como no consiguen derrotar a los gobiernos progresistas en las elecciones, crean otros mecanismos, usan la ley para la ilegalidad" y que "ellos le temen a Lula, temen lo que hizo, temen lo que puede hacer, lo que habla, lo que piensa. Lula no tiene miedo, ellos le tienen miedo a Lula. Lula libre, porque él es inocente. Porque encerrándolo están cometiendo un crimen".
 
Sobre las condiciones de detención, la presidenta afirmó que "Brasil está siendo más duro ahora con la prisión de Lula que la dictadura. Lo están aislando. Aislarlo es una forma de punición social y no sé si quienes lo están aislando no están cometiendo otros delitos". Asimismo, destacó: "temo por su vida, por la comida que come y el agua que toma, temo porque impidieron que lo visite un médico".
 
Al promediar la tarde, y visiblemente conmocionada, Rousseff sentenció que"Libre o preso, Lula será electo como próximo presidente de Brasil".

Antes que Dilma
 
Con antelación a la exposición de Rousseff, disertó una larga lista de destacados oradores del ámbito de la política y los Derechos Humanos.
Quien abrió la jornada fue la diputada Victoria Donda y, en sintonía con el Día Internacional del Trabajador, destacó que "Desde los mártires de Chicago hasta Lula preso hay un común denominador: poderosos persiguiendo trabajadores".

Por su parte, Hugo Yasky, diputado y secretario general de la CTA, manifestó que "Lula representa el símbolo de una América Latina que hoy vive bajo una dictadura política" y arengó a los presentes "a luchar, a pelear por Lula Libre" mientras la multitud enardecida exigía a gritos la libertad del mandatario brasileño.
Otro que tuvo su momento fue el presidente del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez quien aseguró que "No tengo ninguna duda de que Lula está preso porque es culpable. Es culpable de sacar a 40 millones de brasileños de la pobreza".

Por su parte, el senador y cineasta Fernando ''Pino'' Solanas, destacó que "Lula es América Latina. Inició la revolución en América Latina. El enemigo le teme a la unificación del continente y a que la revolución en paz triunfe. No en vano las dictaduras fueron reemplazadas por golpes blandos", en referencia a la manipulación que los medios de comunicación y la justicia ejercen sobre las sociedades.

Luego llegó la ovación y la palabra de Estela de Carlotto, quien como ejemplo de lucha, llamó a "seguir soñando con la Patria Grande, no hay que aflojar, no hay que bajar los brazos. Estos ejemplos: Lula, Dilma, nos tienen que dar coraje para no arrodillarse nunca”.

A su turno, el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, recordó su última visita a Dilma y la advertencia sobre el riesgo que corría por aquel entonces la democracia brasileña: “Fui cuando todavía eras presidenta y la situación ya estaba tensa. Hablé en el Congreso menos de un minuto y dije: ‘le están dando un golpe a la presidenta Dilma’, y se armó un lío fenomenal”.

“Pero esto no pasa solamente en Brasil, primero fue el Golpe de Estado a Honduras contra Zelaya; luego fue en Paraguay contra Lugo y después fueron por Dilma. No quieren la unidad continental”, concluyó.

Otro de los oradores fue Pablo Gentili, secretario de CLACSO: "Durante 14 años el PT recuperó buena parte de lo que el Brasil de los señores feudales, colonial y racista le había robado al pueblo", indicó.

Sin embargo advirtió que “los que hicieron el golpe, todavía no pudieron elegir el candidato de los Bancos, de los medios concentrados, de los que no quieren una sociedad más justa. Tenemos muchos desafíos, no sólo en Brasil, sino en América Latina”.

A continuación, tuvo sus minutos el diputado del Parlasur, Víctor Santa María, quien aseguró que “Lula está detenido por llevar adelante una presidencia que le dio dignidad al pueblo. Los poderosos no se bancan que un pueblo tenga dignidad, los poderosos no se bancan que un pueblo tenga derechos, los poderosos no se bancan que un trabajador sea presidente en la quinta potencia del mundo”, señaló en un discurso con la mira puesta en los trabajadores y con críticas a las políticas económicas de Mauricio Macri, despidos y tarifazos.

Cuauhtémoc Cárdenas, político mexicano fundador del Partido de la Revolución Democrática afirmó que "Lula es una idea de lucha para recuperar el ejercicio de nuestras democracias, la lucha por nuestras soberanías".

"Lula libre es la lucha de los pueblos", dijo el hijo de expresidente de México Lázaro Cárdenas del Río, que luego recibió una torta y el saludo de todo el auditorio en el día de su cumpleaños Nro.84. 

El último en hablar fue el expresidente colombiano y ex titular de UNASUR Ernesto Samper, que en una metáfora futbolera remarcó que "la derecha no quiere cambiar las reglas del juego, ni que el árbitro le de la razón, sino que quiere quedarse con la cancha”.

Te puede interesar