El fantasma de los hooligans neonazis amenaza el Mundial

Deportes 12 de mayo de 2018
El presidente Putin libra una batalla contra esos barras. Las tácticas de las fuerzas de seguridad rusas van desde la intimidación a las detenciones preventivas.
hooligans neonazis
Los barras, una de las preocupaciones del gobierno ruso.

Robert Ustian sabe que el fantasma de los hooligans neonazis que ha amenazado al fútbol ruso durante décadas puede aparecer de nuevo cualquier día.

Este hincha del CSKA de Moscú de 34 años dirige a un puñado de informadores en cada encuentro del equipo de la capital, encargados de denunciar cualquier acto racista.

Ustian envía después a las autoridades los vídeos en los que aparecen seguidores del CSKA realizando saludos nazis o mostrando pancartas de apoyo a las SS hitlerianas... esperando alguna reacción o sanción.

"No nos estamos enfrentando a los mejores chicos del mundo. Creo que estos tipos solo conocen mi identidad porque trato de esconder la de los otros... que tienen familias, hijos", explicó Ustian.

"Pero ya hemos ido muy lejos y aunque me ocurriese algo, hay otros que se harán cargo" de esta lucha, añadió. 

Los matones que acechan a Ustian son los mismos que el presidente Vladimir Putin ha tratado por todos los medios de hacerlos desaparecer durante la celebración del próximo Mundial, del 14 de junio al 15 de julio.

Las tácticas de las fuerzas de seguridad rusas van desde la intimidación a las detenciones preventivas.

Cientos (algunos piensan que son miles) ya han sido instados o forzados a firmar una especie de contrato de "buen comportamiento" para asegurarse que nada perturbará el evento, que Putin pretende utilizar como escaparate de su régimen hacia Occidente.

Pero lo que sucederá una vez finalizada la fiesta del fútbol y que el foco mediático se dirija a otro lugar es tan incierto como el futuro de Ustian.

Los hooligans rusos acapararon los titulares de los medios de todo el mundo cuando unos cientos de ellos atacaron a los hinchas ingleses en Marsella antes del partido que enfrentó a Rusia e Inglaterra en la pasada Eurocopa-2016.

La batalla sangrienta en el puerto de Marsella se saldó con dos ingleses en estado crítico y coronaron a los rusos como los reyes del fútbol barriobajero.

Pero aquel caos que conmocionó a toda Europa se gestó en los destartalados estadios rusos tras la descomposición de la Unión Soviética.

Jóvenes hambrientos y pobres pasaron sus días en gimnasios de boxeo y lucha, ya fuera en las ciudades más apartadas de los Urales, hasta en San Petersburgo, cuna de Putin.

Allí se formaron grupos alrededor de los clubes de fútbol.

Te puede interesar