La Gobernadora anunció inversiones turísticas por 140 millones de pesos

POLÍTICA 13 de junio de 2018
La firma Hotel Casino Tandil SA aumentará en casi el 60 por ciento el canon y construirá dos hoteles.
Lucia conferencia inversion turistica

La Gobernadora Lucía Corpacci anunció, esta mañana en el Salón de Acuerdos “Fray Mamerto Esquiú” la prórroga del contrato con la empresa concesionaria del juego Hotel Casino Tandil SA que invertirá más de 140 millones de pesos para el sector turístico, acuerdo en el que se destaca el compromiso para la construcción de un hotel en Fiambalá y otro en Antofagasta de la Sierra.

En el acto estuvieron presentes la Secretaria de Turismo, Natalia Ponferrada; el Interventor de Capresca, Juan Cruz Miranda; el ministro de Hacienda, Sebastián Veliz; la Intendenta de Fiambalá, Roxana Paulón; el Vicegobernador, Jorge Sola Jais; legisladores y funcionarios provinciales.

Tras una extensa negociación, el Gobierno cerró un ventajoso convenio para Catamarca con la empresa concesionaria del juego Hotel Casino Tandil SA, a partir del cual la firma invertirá 140 millones de pesos en la construcción de dos modernos hoteles en Fiambalá, Tinogasta, y Antofagasta de la Sierra, aumentará en casi un 60 por ciento el canon mensual que aporta a las arcas del Estado e introducirá el control online de la explotación de los juegos concedidos, mientras que ésta obtendrá una prórroga por diez años en el contrato de concesión. Además, se estableció que no se abrirán nuevas salas de juego en el territorio provincial.

Actualmente se encuentra vigente el contrato celebrado en 2003, el cual prorrogaba la concesión por 15 años, hasta 2018, con una opción a extenderlo por cinco más con la condición de realizar una inversión en mejoramiento y modernización del inmueble del Hotel Casino de la ciudad Capital, por lo que el plazo se extiende hasta 2023.

En cuanto a los nuevos hoteles, se construirán en los lugares con mayor interés turístico de la provincia, y sumarán una inversión conjunta de 140 millones de pesos. El plazo de ejecución será de dos años para el de Fiambalá y de tres en el de la Villa de Antofagasta de la Sierra a partir de la entrada en vigencia de la nueva prórroga.

Este nuevo acuerdo establece que la explotación de Juegos de Azar debidamente habilitados en Catamarca, que ahora tendrán control online, será en hasta cinco salas, las cuales ya se encuentran instaladas en Capital y Valle Viejo, por lo que no se abrirán nuevas salas de juego en el territorio provincial.

En este sentido, el interventor de la Caja de Prestaciones Sociales de Catamarca (CAPRESCA), Juan Cruz Miranda, valoró que tras la negociación con la citada firma que comenzó en 2015, se logró una nueva prórroga “de características más ventajosas para el Estado Provincial que la otorgada en 2003, y en la práctica por menos tiempo (diez años). Cuidando los intereses del Estado, logramos aumentar el canon mensual, introducir el control online, que no haya nuevas salas de juego y una inversión de 140 millones de pesos que se materializará en dos modernos hoteles en el interior”.

Obras en armonía con los paisajes autóctonos

“Fiambalá y Antofagasta de la Sierra son los destinos más elegidos por el turismo, tanto nacional como extranjero, en Catamarca, así que estas dos inversiones aumentarán la oferta de alojamiento en cantidad y calidad”, valoró Natalia Ponferrada, titular de la Secretaría de Turismo, área que tuvo una importancia central en las conversaciones entre la Provincia y el concesionario.

La funcionaria resaltó que los nuevos hoteles mejorarán la oferta de estos dos destinos y de la provincia, posicionando y fortaleciendo el crecimiento turístico sostenido que tiene Catamarca desde que Lucía Corpacci asumió el Gobierno en diciembre de 2011, e hizo hincapié en lo que implican estos modernos desarrollos en la zona en cuanto a la generación de puestos de trabajo directos (conserjes, recepción, mucamas, servicios de desayuno, etcétera) y de empleo indirecto (lavandería, provisión de alimentos, guías de turismo, por ejemplo).

Ponferrada destacó también que “las obras armonizarán con los paisajes autóctonos, respetando la arquitectura del lugar, los materiales constructivos de la zona, la identidad y la esencia de Fiambalá y Antofagasta”.

La secretaria de Turismo añadió que esta inversión de 140 millones de pesos en las plazas turísticas más importantes de Catamarca tiene directa correlación con el plan integral que viene implementando el Gobierno provincial para desarrollar la actividad y posicionar la provincia como un destino de referencia nacional y mundial.

En ese orden, recordó que Fiambalá ya es una realidad, con una ocupación del cien por ciento los fines de semana largos, por las características y todos los atractivos que tiene, lo mismo que Antofagasta de la Sierra.

Y ahora, con la millonaria inversión y la mejora en los servicios que conllevará, se potenciarán los circuitos turísticos más elegidos por el turista: la Ruta del Abobe, la Ruta Termal, el Paso de San Francisco, los Seis Miles, la puna catamarqueña.

Por último, explicó que en el caso del nuevo complejo de Fiambalá, el privado se involucraría en lo que se conoce como enoturismo, vinculando el hotel con un viñedo con su correspondiente bodega, integrando así en un complejo el turismo con la producción vitivinícola.

Características de los proyectos

De acuerdo a lo establecido en el contrato, los nuevos complejos que se construirán en los departamentos Tinogasta y Antofagasta de la Sierra, que en conjunto contarán con una superficie mínima de 2200 metros cuadrados, tendrán como finalidad el desarrollo de la actividad turística, apuntando a un público exigente en cuanto a la calidad de los servicios prestados.

Ambos proyectos están pensados con posibilidades de expansión para ir adaptando su crecimiento a lo que determine la demanda, y se prevé la utilización del mayor número posible de mano de obra local, tanto en su construcción como en la etapa operativa, para la cual se buscará capacitar al personal de cada zona.

En Fiambalá, el nuevo hotel contará en una primera etapa con 15 habitaciones, un restaurante y desayunador con capacidad para dar servicio a los huéspedes y atender clientes externos que visiten la ciudad. Tanto las habitaciones como la oferta gastronómica tendrán un estándar de cuatro estrellas de acuerdo a los parámetros definidos por la industria hotelera argentina. Es decir que las habitaciones contarán con una superficie mínima de 30 metros cuadrados, baño privado, aire acondicionado, calefacción, televisor y servicio de internet.

Asimismo, el área de servicios contará con lobby, cocina, depósitos, vivienda de personal, área de atención al huésped con zonas de esparcimiento y relajación, pileta, solárium todo integrado a una zona de jardines donde se destaquen especies locales. Se prevé la utilización de energías renovables destinadas a servicios de calefacción y energía.

Por su parte, en Antofagasta de la Sierra la obra constará de una primera etapa de diez habitaciones, zona de esparcimiento y relax para los huéspedes, restaurante, desayunador, salón de usos múltiples y áreas de servicios como cocina, depósitos, etcétera. También se apunta a aprovechar el uso de energías renovables.

Te puede interesar