Brasil y Uruguay dan la cara por Sudamérica en el Mundial de las sorpresas

Mundial Rusia 2018 04/07/2018
El conjunto de Tite es uno de los grandes candidatos a quedarse con la Copa del Mundo. Los del Maestro Tabarez la tienen más difícil pero prometen pelear hasta el final.
Neymar Brasil
Neymar, la figura de Brasil. Foto: AFP/NA.

Brasil y Uruguay, dos de los tres campeones mundiales de Sudamérica, darán la cara por la región desde cuartos de final en un Mundial de Rusia con acento europeo y con sorpresas al por mayor por la prematura salida de potencias como Alemania, España, Portugal de Cristiano Ronaldo y Argentina de Messi.

Colombia, el último seleccionado sudamericano con posibilidades de llegar a esa instancia, quebró ante Inglaterra su sueño de repetir su histórico cuarto de final del Mundial anterior en la ingrata tanda de penales, tras haber luchado como un león herido en los 120 minutos de tiempos regular y suplementario.

El Mundial de las sorpresas tiene visitantes inesperados en esta fase: Suecia, Croacia y el anfitrión Rusia no estaban en los papeles y terminaron ocupando sitios que los pronósticos le asignaban al campeón vigente, a España y al Portugal de Cristiano Ronaldo.

Tampoco estará la Argentina de Messi, líder de una generación que en Rusia sintió el peso de haber perdido tres finales consecutivas (Mundial Brasil-2014 y las ediciones 2015 y 2016 de la Copa América) y fracasó en octavos de final, presa de un descalabro institucional y deportivo.

La historia los avala pero, a diferencia de Argentina, los seleccionados de Brasil y Uruguay son el resultado de procesos con un rumbo claro.

Brasil busca en Rusia una posible sexta corona porque en 2014 chocó contra un iceberg llamado Alemania que humilló 7-1 al anfitrión del Mundial 2014 y porque terminó por hundirse en las dos últimas Copas América.

Tite tomó el timón con la meta simple de llevar a la Seleçao a puerto seguro: el jogo bonito que, con matices, le dio cinco títulos mundiales.

Si Brasil no la tiene fácil con Bélgica, Uruguay la tiene muy complicada ante Francia, que trituró a la Argentina de Messi en octavos con un intratable Kylian Mbappé, al parecer una estrella naciente en la elite del fútbol mundial.

"Estábamos en el lugar que queríamos, pero quizás no en el lugar que pensaba la mayoría", dijo el entrenador Oscar Tabárez, poco después de que su selección sacara a Cristiano Ronaldo de Rusia-2018.

Uruguay no figuraba en el lote de los grandes favoritos. Tampoco quiso estar allí.

Es el estilo del veterano Maestro Tabárez que sin grandes alardes lleva doce años al frente de un seleccionado con algunas estrellas de la elite mundial surgidas en un país de apenas 3,5 millones de habitantes.

Te puede interesar