Empezó el operativo rescate de los niños atrapados en la cueva

Mundo 08/07/2018
Los socorristas evacuaron esta madrugada el área de la cueva en la que doce niños están atrapados desde hace 15 días para despejar el lugar. Antes, los chicos enviaron cartas a sus padres.
niños cueva rescate

Los socorristas evacuaron esta madrugada el área de la cueva en la que doce niños y su entrenador de fútbol están atrapados desde hace 15 días para despejar el lugar y “ayudar a las víctimas”, dando inicio al operativo rescate.

“Todos los que no están implicados en la operación deben salir de la zona inmediatamente”, anunció la policía por altavoz en el lugar, donde se encuentran cientos de periodistas. “Debemos utilizar la zona para ayudar a las víctimas”, agregó la policía por altavoz.

Desde Tailandia, los medios locales indicaron que había comenzado el operativo de rescate que podría durar varias horas.

En tanto, los 12 niños atrapados en una cueva de Tailandia desde hace 14 días enviaron ayer, a través de los buzos, cartas a sus familiares, mientras los equipos de rescate hablaban de un plazo de tres o cuatro días para evacuarlos antes del regreso de las lluvias.

El entrenador de fútbol de los menores que se encuentra con ellos en la gruta también hizo llegar una carta a los padres, pidiéndoles disculpas: “Gracias por todo el apoyo moral, pido perdón a todos los padres”, dijo Ekkapol Chantawong, de 25 años, en esta misiva publicada ayer por los socorristas.

El sentimiento de culpabilidad del joven entrenador está en el centro de los debates del país, blanco de críticas por haber llevado a los niños a una cueva que se podía inundar durante las lluvias del monzón.

Tras la publicación de dos videos, el primero grabado cuando unos buzos británicos descubrieron al grupo el lunes por la noche y el segundo, el martes, no se ha vuelto a publicar ningún video.

Las cartas escritas por los niños a sus familias son las primeras pruebas de vida que se han hecho públicas desde el martes.

“No se preocupen, papá y mamá. Hace dos semanas que me fui pero volveré para ayudaros en el comercio”, escribió Bew, cuyos padres tienen un negocio .

“Estoy bien, pero hace un poco de frío aquí. No se preocupen por mí. No olviden prepararme una fiesta de cumpleaños”, dice otro niño, Duangphet, firmando con su apodo, Dom.

“Si salgo, por favor, llevenme a comer moo krata”, un plato tailandés a base de cerdo y verduras, pide otro, Piphat, conocido como Nick.

Los equipos de rescate barajaban ayer la posibilidad de efectuar una evacuación peligrosa, antes del regreso de las lluvias monzónicas que echarían por tierra todos los esfuerzos para drenar el máximo de agua de la cueva.

“Ahora y durante los tres o cuatro próximos días, las condiciones de evacuación son perfectas respecto al agua, el tiempo y la salud de los niños”, declaró a la prensa Narongsak Osottanakorn, el jefe de la célula de crisis. “Tenemos que decidir lo que podemos hacer”.

Los socorristas introdujeron una tubería de varios kilómetros de largo para hacer llegar el oxígeno hacia la cavidad donde el grupo se halla.El nivel de oxígeno se estabilizó en la cueva, pero el nivel de “dióxido de carbono es otro factor” a tener en cuenta, precisó.

“Cuando usted está en un lugar cerrado, si el oxígeno baja a 12%, el cuerpo empieza a ir más despacio y la gente puede perder el conocimiento”, dijo Narongsak Osottanakorn.Las lluvias previstas para los próximos días podrían reducir parte del reborde donde se encuentran los chicos.

“El agua podría subir hasta el lugar donde están sentados los niños y reducir el lugar a menos de 10 m2”, aseguró el responsable, citando estimaciones de expertos y buzos.

Ayer por la mañana, había dicho que los niños no estaban todavía preparados para efectuar el peligroso recorrido para salir de la cueva. Pero el nivel del agua en la gruta descendió gracias a las operaciones para drenaje.

La muerte de un ex buzo de la marina tailandesa el viernes pasado durante una operación de abastecimiento refleja el nivel de riesgo del trayecto.Una buena parte de los niños, de entre 11 y 16 años, no saben nadar y ninguno ha practicado submarinismo, lo que complica aún más las operaciones.

Te puede interesar