Carrió le apuntó por primera vez a Macri: "Perdí la confianza en el presidente"

ACTUALIDAD 07 de octubre de 2018
La líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, expresó ayer su enojo por la salida de tres funcionarios de la AFIP y tensionó más la relación con el gobierno.
Carrio sube auto

La diputada oficialista Elisa Carrió aseguró que perdió "la confianza en el Presidente" Mauricio Macri tras considerar que "se rompió el pacto contra la impunidad". Luego de sus cruces con el ministro de Justicia, Germán Garavano, la líder de la Coalición Cívica explicó que está "desilusionada" con el mandatario nacional, aunque ratificó que va a "garantizar la gobernabilidad". Desde Corrientes, adonde fue a participar de la presentación de un libro de la legisladora Mariana Zuvic, Carrió agregó que "Garavano hace lo que le dice (Marcos) Peña" y resaltó que "la decisión de actuar, o no" ante este tipo de hechos "es de Macri".

"Yo tengo una decisión de vida contra la impunidad, es lo que me empuja cada día, y eso no me lo va a quitar ni el Presidente, ni el peronismo, ni el radicalismo, ni nadie", manifestó durante una entrevista con La Nación.La diputada nacional, que actualmente se encuentra en Chaco por los festejos de cumpleaños de su hijo, cuestionó además la salida de la AFIP de tres funcionarios que tenían su "apoyo" y señaló que esa decisión "equivale a aliarse con (Ricardo) Echegaray y su gente".

También, habló sobre la AFIP. “Sacar a tres héroes de la AFIP por mi apoyo equivale a aliarse con (Ricardo) Echegaray y su gente”, disparó la diputada nacional en su cuenta de Twitter, donde aprovechó para apuntar nuevamente contra el ex titular del órgano recaudador durante el kirchnerismo.

Carrió criticó así la salida de Horacio Castagnola de la Dirección General Impositiva (DGI), de su asesor Carlos Bo y de Jaime Mecikovsky, tres funcionarios que según trascendió eran respaldados por la diputada y co fundadora de Cambiemos.

Según dejó trascender el círculo próximo a la líder de la Coalición Cívica, Carrió la había pedido días atrás al titular de la AFIP, Leanddro Cuccioli que “cuidara” a Castagnola, Mecikovsky y Bo.

El último viernes, Cuccioli anunció oficialmente la designación de Marcelo Costa como nuevo director general de la DGI en reemplazo de Castagnola, lo que no fue bien tomado por la diputada nacional oficialista.

El enojo que manifestó la dirigente por esta decisión tensó aún más su relación con el Gobierno luego de haber advertido días atrás que pediría el juicio político contra el ministro de Justicia, Germán Garavano, por haber dicho que “nunca es bueno que un ex presidente sea detenido o se pida su detención”.

Tras esa advertencia, Carrió le envió un ultimátum al Presidente con una carta abierta en la que le recordó que “una de las condiciones del acuerdo que construyó Cambiemos fue el fin de la corrupción y la impunidad para siempre” y agregó: “La República está sumamente herida por un sector del Gobierno que por conveniencia política no desean verdad, justicia y condena”.

Por si el tuit con el que criticó los cambios en la AFIP fuera poco, minutos después Carrió acompañó a la parlamentaria del Mercosur y referente de la Coalición Cívica Mariana Zuvic en la presentación de su libro “El Origen” en el Aula Magna de la Facultad de Derecho de la Universidad del Nordeste, provincia de Corrientes, y lanzó nuevas advertencias.

La diputada sostuvo que no denunciar hechos de corrupción sería para ella como un suicidio y señaló: “En vez de suicidarme denuncio, aunque tenga que ser Cambiemos, aunque le toque al Presidente de la República”.

La diputada sostuvo que “no es posible que hayan existido partidos que no hayan tenido relaciones con las empresas de obra pública” y agregó: “Somos la única fuerza política que puede hablar de financiamiento de campañas porque no lo tenemos. Por eso no fui presidenta, pero soy autoridad nacional”.

Te puede interesar