Promueven se implemente la Educación Emocional en todos los niveles de enseñanza

POLÍTICA 07 de octubre de 2018
La iniciativa, presentada por el diputado Juan Denett, pretende que los niños, jóvenes y adultos estudiantes reconozcan sus emociones como la de los demás, autorregulen las mismas y logren subir el umbral de tolerancia a la frustración.
Denett Juan
Diputado Juan Denett.

Ingresó a la Cámara de Diputados, que preside el diputado Fernando Jalil, un proyecto de Ley que tiene como objetivo implementar la Educación Emocional en todos los niveles formales y no formales de enseñanza en el ámbito de la provincia de Catamarca.

La iniciativa parlamentaria, presentada por el diputado Juan Denett, pretende que los niños, niñas, jóvenes y adultos estudiantes reconozcan sus emociones como la de los demás, autorregulen las mismas y logren subir el umbral de tolerancia a la frustración, promoviendo a la Educación Emocional como un proceso continuo, permanente y fundamentalmente como una forma de prevención primaria adaptable a prevenir la violencia en el ámbito escolar o cualquier conflicto que perturbe a la persona y/o a la sociedad en todos los ámbitos.

A los efectos de la presente Ley se entiende por Educación Emocional al proceso educativo, continuo y permanente, que pretende potenciar el desarrollo de las competencias emocionales como elemento esencial del desarrollo integral de la persona, el objeto de preparar a todo ciudadano para la vida, fortaleciéndolo a ser resiliente ante cualquier circunstancia.

La educación emocional tiene como objetivo el desarrollo de competencias emocionales, que de forma positiva ayuden a la formación de una personalidad integral, a través de actividades y talleres educativos que contemplen no sólo los aspectos intelectuales, sino también aspectos socioemocionales, motivacionales y valores. La educación emocional comporta el aprendizaje y la práctica en el aula de estrategias cognitivas, repertorios comportamentales, valores, habilidades sociales y técnicas de autocontrol que permitan a los alumnos saber vivir satisfactoriamente consigo mismo y con los demás.

La normativa incorpora la educación emocional con definición de objetivos, asignación de contenidos, planificación de actividades, estrategias de intervención, talleres experimentables y evaluables en los proyectos educativos y curriculares de la educación inicial, educación primaria, secundaria, especial, de jóvenes y adultos, artística, en contextos de privación de la libertad, domiciliaria, hospitalaria y otros regímenes especiales, como un contenido transversal, abordado desde una propuesta interdisciplinaria, que contemple todos sus aspectos, tendiente a la formación de valores que contribuyan al desarrollo de estrategias de afrontamiento, motivación y fortalecimiento de vínculos emocionales significativos.

La Educación Emocional debe llevarse a cabo en tres etapas durante el periodo escolar, al inicio del ciclo lectivo, durante su desarrollo y al finalizar el mismo, a modo de talleres con técnicas vivenciales o bien talleres teórico-prácticos en donde el aprendizaje se de cara a cara y de forma interactiva, desde un punto de vista didáctico que estimule la participación activa y sincera de los alumnos.
Para el cumplimiento de los fines y objetivos de la presente Ley, se deben establecer actividades en el aula y talleres en las escuelas que favorezcan el desarrollo de la autonomía y la gestión de los propios conflictos.

En el proceso educativo deberá asegurarse la participación activa del educando, estimulando su iniciativa y sentido de responsabilidad social. Los contenidos de la educación emocional serán definidos en planes y programas de estudio. En los planes de estudio deberán establecerse en tanto los propósitos de formación general y, en su caso, la adquisición de conocimientos, habilidades, capacidades y destrezas que correspondan a cada nivel educativoÍĹž los contenidos fundamentales de estudio, organizados en asignaturas u otras unidades de aprendizajeÍĹž las secuencias indispensables que deben respetarse entre las asignaturas o unidades de aprendizaje que constituyen un nivel educativo, y los criterios y procedimientos de evaluación y acreditación para verificar que el educando cumple los propósitos de cada nivel educativo.

En los programas de estudio por otro lado, deberán establecerse los propósitos específicos de aprendizaje de las asignaturas u otras unidades de aprendizaje dentro de un plan de estudios, así como los criterios y procedimientos para evaluar y acreditar la instrucción y promoción de la Educación Emocional.

Te puede interesar