Francisco habló de la "moda" de la homosexualidad y su impacto en la iglesia

ACTUALIDAD 01 de diciembre de 2018
El Papa considera que la homosexualidad es un "asunto muy serio", expresa su preocupación ante una posible "invasión" y avisa que en la iglesia católica "no hay lugar para ese tipo de afecto".
Papa Francisco homosexualidad
Foto: AFP/NA.

El Papa Francisco está "preocupado" por el número de sacerdotes y religiosos homosexuales. Y admite que la Iglesia católica podría verse invadida por esta "moda", según reveló un libro de entrevistas publicado  en Italia.

"La homosexualidad es un asunto muy serio que debe ser discernido adecuadamente por los candidatos" al sacerdocio y a la vida religiosa.

Los polémicos dichos del Papa, entendiendo como moda la homosexualidad", aparecen en el libro "La fuerza de una vocación" que será publicado en diez idiomas.

Tras su elección en 2013, el Papa Francisco adoptó un tono más conciliador con los homosexuales, como cuando respondió "¿Quién soy yo para juzgar?" o cuando y recibió a varias parejas del mismo sexo.

Pero ahora se observa un retroceso en su postura o la comprobación de que en realidad nunca se corrió del pensamiento de la iglesia respecto a la diversidad sexual.

Según un documento oficial de 2005, se prohíbe el acceso al sacerdocio a cualquier hombre con tendencias homosexuales, aunque muchos obispos optan por hacer la vista gorda, especialmente debido a la drástica caída en el número de aspirantes en los seminarios en gran parte del mundo occidental.

En este libro de entrevistas, Francisco pide a los responsables de los seminarios y noviciados que mantengan los ojos abiertos e incluso detecten candidatos que podrían desarrollar "más tarde" estas "tendencias".

"En la vida consagrada y el sacerdocio, no hay lugar para este tipo de afecto, por eso la Iglesia recomienda que las personas con este tipo de tendencia profundamente arraigada no deben ser aceptadas en el ministerio o la vida religiosa", explica. 

Los homosexuales que ya son sacerdotes o religiosos "deben ser alentados a vivir plenamente el celibato, y sobre todo a ser totalmente responsables, sin buscar crear escándalos en su comunidad o entre los fieles que viven una doble vida", agrega el Papa.

Hace unos meses, el Vaticano quedó envuelto en un escándalo por la renuncia del cardenal Theodore McCarrick, ex arzobispo de Washington, de 88 años, acusado de abuso sexual contra un adolescente, ocurrida en la década del '70.

Francisco ordenó entonces una exhaustiva investigación en los archivos de la Santa Sede para comprender cómo fue posible que ese hombre invitara a los seminaristas y jóvenes sacerdotes a su cama.

Te puede interesar