Los informes internacionales que advierten sobre la mortalidad de las Taser

ACTUALIDAD 07 de mayo de 2019
La experiencia de otros países en el uso de estas armas "no letales" anticipa los conflictos y las víctimas que pueden derivar de su mala aplicación.
Taser pistola
Foto: NA.

La presentación de las pistolas Taser como "armas no letales" suponen que la utilización de las mismas por parte de las fuerzas de seguridad se dan en los mismos contextos en los que se procede con las "armas letales".

Sin embargo, la experiencia y los informes internacionales de los países en los que ya está regulado el uso de las Taser indican lo contrario. La "no letalidad" de esas armas implica que las fuerzas de seguridad consideren aplicar su uso con mucha más flexibilidad que en el caso de las armas mortales.

Amnesty International publicó un reporte en el que evidencia que en los EE.UU entre 2000 y 2007 hubo 334 víctimas mortales por el uso de las Taser. De esas 334, sólo 33 portaban armas y sólo 4 armas de fuego. Por lo que más del 90% de esas personas estaban desarmadas. 

La American Civil Liberties Union (ACLU)advirtió sobre la multiplicación de casos de abuso de las Taser por parte de la policía en los EE.UU. Esto significa que ya no son un "último recurso" sino que comienzan a funcionar como un "instrumento de control".

El uso excesivo e inadecuado de estas armas derivó en que entre el 2000 y el 2017 existieran más de mil víctimas fatales.

Así, el Centro de Estudios Legales y Sociales de Argentina desarrolla las recomendaciones que se formularon para evitar los casos mortales con pistolas Taser:

Deben ser usadas exclusivamente en situaciones extremas, cuando exista una amenaza real e inmediata para la vida o riesgo de heridas graves, en sustitución de armas letales.

Se debe utilizar un modelo de Taser que permita limitar el tiempo de duración de la descarga a cinco segundos.
La mayor parte de las muertes relacionadas con uso de Taser no ocurren en el momento de la descarga, sino más adelante a causa de paros cardíacos o golpes al caer.

El Comité contra la Tortura de la ONU opina que las armas de este tipo deben considerarse inadmisibles como parte del equipo de los guardias de prisiones y de cualquier otro lugar de privación de libertad, ya que pueden ser utilizadas como instrumentos de tortura porque no dejan marcas visibles.

En ningún caso las Tasers pueden ser utilizadas contra: embarazadas; personas con signos de intoxicación por alcohol o drogas; personas con padecimiento mental; personas ya arrestadas, esposadas o precintadas; personas que ya recibieron una descarga (no se pueden realizar dos descargas sobre la misma persona); personas a las que también se les arrojó gas pimienta.

Te puede interesar