La historia de Javier Matías Darroux Mijalchuk, el nieto recuperado N°130

ACTUALIDAD 13 de junio de 2019
Fue apropiado durante la última dictadura militar. El anuncio del hallazgo fue el lunes pasado, pero ahora se conocieron detalles de su historia.
Nieto 130 conferencia
Estela de Carlotto presentó al nieto recuperado Nº130. Foto: NA.

En una conferencia de prensa en la sede de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto presentó al nieto recuperado número 130. Se trata de Matías, quien fue apropiado durante la última dictadura militar.

El anuncio del hallazgo fue realizado el lunes pasado, pero finalmente se dieron detalles de cómo fue la situación.

Estela de Carlotto contó que, al momento del secuestro, la familia vivía en Caseros. Sus padres, Juan Manuel Darroux y Elena Mijalchuk eran de la localidad ubicada en Tres de Febrero.

Una noche, el primo vio cómo un grupo de tareas subían a Juan Manuel a un Chevrolet azul metalizado, un diciembre de 1977. Esa fue la última vez que lo vieron. Un día más tarde, Elena fue hasta la calle Pampa junto a su bebé a preguntar por él. Nunca más la vieron.

El niño apareció tirado en la calle y una mujer lo adoptó. Sin saber nada por ser tan pequeño, se crio y vivió lejos de su lugar de nacimiento. Por su parte, la familia de Elena siguió buscándolo de manera incansable. El hermano se mantuvo firme con la búsqueda del bebé que desapareció junto a ellos.

También, ahora, buscan a un posible hermano o hermana porque, al momento de la desaparición, Elena estaba embarazada.

Por más de 40 años, Roberto Mijalchuk siguió con la búsqueda de Matías Javier Darroux Mijalchuk, ese pequeño que había sido sustraído de su familia. En conferencia de prensa, Carlotto agregó: "El tío nunca dio de baja ese teléfono fijo que alguna vez dio a la CONADI. Esta vez recibió un llamado y le comunicaron que efectivamente habían encontrado a su sobrino".

Un instante después, Matías Javier Darroux Mijalchuk tomó el micrófono y sostuvo: "Mi compañera de vida y mis amigos Juan Pablo y Horacio me insistían con que venga a Abuelas a dejar una muestra de ADN. Yo siempre tuve convencimiento que mis padres podrían haber sido desaparecidos".

Luego, finalizó: "Yo estaba bien con quién era, pero entendí el egoísmo de mi postura. Si no era importante para mí, seguro era importante para alguien que del otro lado podría estar buscándome. Y resultó que ahí estaba mi tío que me buscaba desde hace 40 años".

Te puede interesar