El representante de Carlos Tévez puso en duda la continuidad en Boca

DEPORTES 04 de marzo de 2016
Adrián Ruocco apuntó que el Apache podría abandonar el país al finalizar el torneo de transición e irse a jugar a China o a Arabia.
56d9dc2b16d4c.jpg?v1

A pesar de los aires de renovación que trajo la asunción de Guillermo Barros Schelotto, la estadía de Carlos Tevez en Boca no pasa por su mejor momento e inclusive podría tener fecha de salida, según aventuró hoy su propio representante, Adrián Ruocco.

"Hay que acompañar a Tevez para que se quede, para que se sienta cómodo y no quiera irse en junio", instaló la alerta Ruocco en diálogo con De Una otro Buen Momento por radio La Red.

"Es una decisión que hay que madurarla. Hay que acompañarlo para que se sienta cómodo y feliz. Para él la plata no era lo importante, sabe que le quedan dos o tres años de plenitud y tiene tiempo de irse a China o Arabia", completó el representante.

Lo que juega en contra de la continuidad de Tevez es todo lo que se habla de él, las acusaciones por no responder en partidos claves para bancar a Arruabarrena, su caída en el nivel de juego y especialmente las cuestiones extrafutbolísticas. Lo que hizo explotar la situación fue una foto suya con  Rafael Di Zeo, Mauro Martín y más miembros de la barra de Boca. "Pudo haber sido un montaje. No lo sé, fuimos a cenar con mucha gente y nos sacamos muchas fotos. Tevez no está sentado con Lanatta ni Schillaci", fue la defensa de Ruocco.

"Pasó lo de Ham y estuvieron dos semanas diciendo si era mala leche o no; hizo un comentario en Formosa y dijeron que era por política; tiraron que se podía divorciar; y que tiene varias peleas con Orion. El año pasado tuvo una cantidad de eventos importantes que le generaron un desgaste y por eso le dieron un poquito más de vacaciones, eso no fue gratuito. Cuando llegó, tenía otra cara, parece una persona distinta ahora", resumió el representante los problemas mediáticos que se le ocasionaron al Apache desde su regreso al fútbol argentino.

Por último, el agente desmintió que el delantero haya tenido injerencia en el reciente despido del director técnico Rodolfo Arruabarrena, tras la derrota del domingo pasado frente a Racing Club en Avellaneda. "Si hubiera querido que el técnico se vaya, hubiese dejado de jugar uno o dos partidos".

 

Te puede interesar