Murió Roberto Perfumo

DEPORTES 10 de marzo de 2016
Falleció a los 73 años luego del accidente que sufrió esta madrugada. Una vida ligada al deporte como jugador y luego dejando una huella imborrable en el periodismo.
56e162a497540.jpg?v1

Un histórico representante del fútbol argentino y de la historia de la redonda de este país dijo adiós. Roberto Alfredo Perfumo, a los 73 años falleció esta tarde en la clínica Los Arcosdonde se encontraba internado luego de un fuerte golpe que sufrió esta madrugada en un restaurant tras caerse de una escalera.

El Mariscal, apodo que se ganó por sus grandes actuaciones en el césped, se ganó el respeto de todo el mundo no solo por su perfil amable y señorial sino por su filosofía futbolística que forró durante toda su carrera.

Comenzó su carrera futbolística en las inferiores de River en el año 1960 pero poco tiempo de después se puso en su pecho la camiseta con la que ganó todo y tocó el cielo. Debutó con la casaca de su querido Racing Club de Avellaneda en 1964.

Su mentor fue el gran e histórico Juan José Pizzuti. José fue quien creó y moldeó el Racing que ganó el torneo de primera división (1966), la Copa Libertadores (1967) y la recordada Copa Intercontinental (1967) ante el Celtic de Escocia con el gol del Chango de Cárdenas.

La manera de jugar, sus movimientos, la fiereza con la marcaba la sufrió hasta el mismo Diego Maradona cuando se lo cruzó en Argentinos-River. Junto a Alfio Basile formaron la dupla central más dura por aquellos años donde los árbitros no marcaban faltan como sucede hoy en día.

Por aquellos años se libraban batallas tremendas con el Estudiantes de Carlos Bilardo y la Bruja Verón. Tras ganarlo toco con la Academia, le tocó la convocatoria a la Selección. Era el mejor del país y no había forma que no estuviera para vestir la celeste y blanca.

Disputó las eliminatorias sudamericanas del Mundial 1970. Pero las cosas no salieron como él pensaba. Un empate ante Perú en la Bombonera dejó afuera a la Selección de México 1970. Sin embargo, logró darse el lujo de disputar otras dos citas mundiales, la de Inglaterra 1966 y Alemania 1974.

El Cruzeiro posó sus ojos en él. Para aquella época, jugar en el Brasileirao era muy importante. Compartió equipo con Tostao y ganó varias copas.

En 1975, luego de cuatro años pegó la vuelta a la Argentina. Esta vez para sacarse las ganas de jugar con la camiseta de River. Omar Labruna lo convocó para ser parte de ese equipo que cortó la histórica racha de 18 años sin ganar un título. El Mariscal formó la zaga central con Héctor Artico y luego lo hizo con Daniel Alberto Passarella.

Ganó tres títulos con la camiseta de La Banda: el Metropolitano y Nacional 1975 y el Metropolitano de 1977. Un año después tras casi 20 años de carrera se retiró de la actividad.

En 1981 inició su carrera como director técnico en Sarmiento de Junín pero los malos resultados hicieron que los dirigentes lo echaran. Tuvieron que pasar más de diez años para que volviera a la actividad. En 1992 fue convocado para dirigir el Racing de Rubén Paz. A pesar de los buenos resultados, algunas diferencias con las estrellas de ese equipo terminaron haciendo que diera un portazo. 

Tuvo pasos por Olimpia de Paraguay y Gimnasia de La Plata donde consiguiño el único título de Lobo: la Copa Centenario. En ese plantel dirigió a unos jóvenes Guillermo y Gustavo Barros Schelotto. 

Luego de su paso por el conjunto de La Plata se despidió de la conducción técnica y comenzó con su otra pasión: el periodismo: Fue la cara de Hablemos de Fútbol (ESPN), también del Fútbol para Todos. Sus amor por el fútbol hizo que se metiera en política.Durantre la gestión de Néstor Kirchner fue el Secretario de Deportes de la Nación.

Vivía el deporte como pocos. Era un enamorado de la redonda, de la lírica, del tiki tiki. Un histórico, una biblia entera que le dijo hasta luego al mundo del fútbol.

Te puede interesar