Pakistán: atentado suicida en un parque infantil causó 63 muertos

ACTUALIDAD 27 de marzo de 2016
Un atacante se inmoló cuando varias familias celebraban Pascuas. Hay cerca de 300 heridos. El gobierno declaró 3 días de duelo.
56f84de8964d9.jpg?v1

En momentos en que varias familias celebraban Pascuas, un atacante se inmoló el domingo cerca de una zona especialmente dedicada para niños en uno de los parques más grandes de la ciudad de Lahore, en el este de Pakistán, y mató a 70 personas y dejó más de 290 heridos, entre ellos muchos mujeres y niños.

El vocero de la Policía local, Mohamed Salim, informó que "un suicida hizo explotar las bombas que llevaba encima en el parque Gulshan Iqbal, cerca de una zona infantil en torno a las 19" (11 de la mañana hora argentina), según la agencia de noticias EFE.

Jam Sajjad, el vocero de los rescatistas de la ciudad, en tanto, explicó que el parque Gulshan Iqbal es uno de los más grandes de Lahore y que tiene una zona especial para los niños, que en el momento de la explosión estaba lleno de familias que celebraban las últimas horas del fin de semana de Pascuas. Según el diario local The Express Tribune, muchas de las víctimas eran cristianos.

Varias horas después del atentado, el grupo armado Jamatul Ahrar, una milicia que rompió con el movimiento talibán paquistaní en 2014 y un año después anunció su reconciliación, se adjudicó la autoría del ataque e informó que era una represalia por la operación que el Ejército mantiene contra insurgentes en Waziristán del Norte, una zona del noroeste del país, lindante con Afganistán. 

El anuncio lo hizo el vocero de la milicia, Ihsanullah Ihsan, en un comunicado difundido por las redes sociales y citado por el canal de televisión local Dawn.

Lahore es la capital de la provincia de Punjab y también es considerada la capital cultural de Pakistán. Se encuentra a pocos kilómetros de la frontera con India, en la región de Punjab, que comparten ambos países, y siempre fue considerada una zona de relativa tranquilidad en el convulsionado país de mayoría musulmán.

Tras el atentado, el gobierno provincial del Punjab paquistaní declaró el estado de emergencia en todos los hospitales de la ciudad y anunció tres días de luto oficial.

Uno de los primeros países en reaccionar al sangriento atentado fue el socio estratégico de Pakistán, Estados Unidos. "Este acto cobarde en el que ha sido durante mucho tiempo un parque pintoresco y apacible mató a decenas de civiles inocentes y dejó a muchos heridos", sentenció en un comunicado el vocero del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ned Price.

"Enviamos nuestras más profundas condolencias a los seres queridos de las víctimas mortales, al igual que nuestros pensamientos y oraciones están con los muchos heridos en la explosión", agregó Price.

Te puede interesar