Mujeres de 40 (o más) con amantes de 20

MUJER 03 de abril de 2016
Entre los inexpertos y vitales potrillos de 20 y pico y las mujeres maduras, independientes y experimentadas de más de 40 se cierra cada vez más la grieta.
image00317

Somos mujeres maduras que tenemos el dolor encarnado en la piel. Más de media vida vivida (si con suerte tocamos los 100 años). Hoy, llevarnos un bebé a la cama, pensando en un chico 20 años menor que nosotras, no es visto ya como una barbarie. Simplemente la vida es corta, el reloj biológico de las mujeres va rápido, los síndromes premenopausicos empiezan a aparecer cuando menos los esperamos y la depresión de saber que todos los síntomas (falta de lubricación, calores, cambio del esquema corporal, etc.) son... ¿el fin de una era llena de placer y emociones? ¿Qué sucede cuando tenés un bombón 20 años menor que vos? ¿Qué les sucede a las mujeres más grandes? Levantamos la autoestima, sentimos que al fin alguien vuelve a mirarnos, a halargarnos, sentimos que la diferencia se borra y solo queda la fantasía al fin cumplida de poder tener lo que creímos que jamás volveríamos a tener.

Volver a confiar

Volver a confiar en nosotras significa que nuestro cuerpo se revitalice. Más allá del cuerpo que nos pertenece, hay algo corporal que se manifiesta en el contacto intimo: "compatibilidad". La compatibilidad es un porcentaje altísimo del éxito en una relación íntima. La piel y el contacto es lo que te arrima o te aleja, lo que te enamora y te engancha y hasta lo que te hace aumentar el deseo sexual.

Las mujeres maduras, en esta época, suelen generar una suerte de enamoramiento en los varones menores. Será que la experiencia, la forma de estimularlos, de tocarlos, la manera en que cada una se suelta, es algo que a los varones los llena de lujuria y deseo. Porque la sabiduría para decir esas palabras y jugar esos roles que estimulan la fantasía y el perder las vergüenzas ya no es un impedimento. Podemos pensar que hace años, de la mano de Freud, diagnosticaban patologías como "perversión" para esta diferencia de edad, hoy a la claridad de una tendencia porcentual interesante, esa clasificación resulta un poco obsoleta.

Un varón más joven sabe cómo tratarlas

Lo que cuentan las mujeres que atiendo que tienen un amante más joven es que ellos saben cómo tratarlas al ir a la cama. Tienen no solo la juventud, sino todo un aprendizaje por delante respecto a posiciones nuevas, caricias, previa, sexo oral, uso de juguetes, etc. “Lo que sucede -dice Clara- es que cuando estaba casada a mi marido no le podía aparecer con taco aguja o un vibrador. Él me decía ‘no me gustan esas cosas´; yo con Manu juego todo tipo de juegos y transgresiones. Me siento joven, casi de la misma edad, y siento que satisfacer a un hombre más joven es un orgullo aunque tenga unos kilos de más. Me hace sentir igual una diosa, me mira con amor y todo lo que hago y me pongo le encanta, la frecuencia ya no es un problema, hay sexo sin horario, sin límite y cuando hay ganas.”

Ana, en cambio, cuenta que su pareja de 58 años necesita permanentemente del sexo oral para que le responda el miembro, no hay caricias, ni besos en la boca, no hay juego, ni mimos, siempre la relación debe comenzar “si hago sexo oral, cosa que él a mi no me hace porque pierde la erección".

¿Sexo por compasión?

Olvidemos el sexo por compasión o el sexo para que no se vaya con otra o porque hay que cumplir. Hoy el sexo tiene otras condiciones que se rigen por el placer. No hay sexo sin placer o si lo hay dura un “toco y me voy”. Nadie quiere ni apuesta a la sexualidad sin gusto. Sucede entonces que a la compatibilidad de carácter, que a la disciplina de una charla que aburre, que a la permanencia porque hay hijos de por medio, que a la tradición familiar y matrimonios por conveniencia ya no funcionan. Les está empezando a ganar la necesidad de deseo y placer. Sin deseo muere la esperanza de conservar una pareja, sin placer muere la intimidad de la misma y se expone al engaño y la traición.

Las mujeres que no tienen una segunda opción mueren de hambre

Me gusta analizar que a veces estar con alguien menor es una segunda opción a la decepción de haber perdido un marido y anular la vida sexual. Hay una etapa de la vida en la que no hay que explicar ya nada a nadie. Los hijos se van, la vida cambia, el nido vacío se siente y seguimos cuidando ciertos detalles del cuerpo no solo para nosotras sino para sentirnos en sintonía con el mundo externo. Aventurarnos a la idea de que no importa la diferencia de edad si esa situación vuelve a despertar las ganas de tener sexo, si estimula nuestra fantasía o nos hace sentir vivas, joviales, con un cuerpo apto para la erotización y el placer. Nadie debería juzgar lo que al otro le da seguridad, le aumenta la autoestima, le da recursos para fortalecer su “yo” o ayuda a transitar una etapa de duelo por el cuerpo perdido o por etapas de la vida que no volverán. La lujuria es un factor importante. No importa si tenés temores, los que afloran irán disipándose cuando te des cuenta de que la diferencia de edad puede o no notarse. Hay hombres más jóvenes muy abandonados y mujeres mayores muy bien tratadas y cuidadas (la diferencia solo está en la cabeza).

Una época sin prejuicios

Una época sin prejuicios para vivir a pleno la vida, para sentir que nada se detiene, que el tiempo pasa pero cuanto más felices somos, mejor. Si una relación te devuelve la sonrisa, el deseo de mostrarte desnuda y no taparte, si te devuelve la confianza o la sensación de tener ganas cada vez más, entonces sos dueña de ese nuevo universo sexual que, mas allá de la diferencia de edad, te permite mantenerte joven. Porque el sexo a cualquier edad rejuvenece, permite una mejor circulación sanguínea, recupera el estado, combate la depresión, mantiene la mente joven y mejora el carácter.

Te puede interesar