Ley ómnibus: el Gobierno sigue de cerca las intensas negociaciones y Francos fue al Congreso

El ministro del Interior es uno de los negociadores del Ejecutivo y principal vínculo con los gobernadores para destrabar los puntos sin acuerdo.

ACTUALIDAD 06/02/2024
guillermo-francos-y-karina-milei-la-semana-pasada-Q6MM54AYHFGS7HLZ4QMYWWYISI
Guillermo Francos y Karina Milei, la semana pasada, durante el debate por la ley ómnibus.

En la Cámara de Diputados recibieron la presencia del ministro del Interior, Guillermo Francos, en las horas previas a la votación en particular de la ley ómnibus para definir los puntos sin acordar. Francos, uno de los negociadores por parte del Poder Ejecutivo y enlace con los gobernadores, se presentó antes de que se reanude la sesión tras el cuarto intermedio en el que ingresó el último viernes a la tarde, cuando se votó y se aprobó el proyecto en general.

La posible coparticipación del impuesto PAIS, el método de control de las privatizaciones de las empresas públicas, el Fondo de Garantía y Sustentabilidad, cuestiones vinculadas a la seguridad, como el tema de la legítima defensa y eliminar el tope de endeudamiento, son algunos de los puntos en los que todavía subsisten diferencias.

Una de las mayores dificultades entre la oposición dialoguista y el Gobierno radica precisamente en el impuesto PAIS, que los gobernadores insisten en coparticipar y sobre el que el Ejecutivo es firme en su postura de no hacerlo. En ese sentido, en Balcarce 50, aludieron ayer a las declaraciones del propio Francos, en una entrevista en LN+. “El Presidente lo dijo con toda claridad, no hay participación del impuesto PAIS eso tiene una explicación. En primer lugar, el impuesto país es un impuesto muy transitorio pues termina con el cepo”, dijo el funcionario.

“El Presidente pretende que el cepo termine lo más pronto posible. Entonces, como los números de la macroeconomía argentina van ordenándose y bien, capaz que esa solución esté mucho antes de lo que esperamos. Entonces, si el impuesto país va a terminar en el momento que se termine, que se quite el cepo, por ahí no tiene lógica que estemos hablando de la coparticipación de la impuesta ahora”, agregó Francos.

A eso, en la sede de Gobierno, agregaron ayer que en caso de que la oposición logre colarlo en el proyecto, el mandatario tiene la posibilidad de vetarlo. “Si se establece de esa manera, por supuesto, porque la facultad de veto es una facultad presidencial y el Presidente ha sido claro en el sentido de que no coparticipa el impuesto País. Veremos en la discusión que se de sobre este artículo ahora en el Senado, pero el Presidente ha sido muy claro con respecto a esto”, definió el ministro sobre uno de los puntos de mayor diferencia con el bloque dialoguista. “Nada fiscal se discute ahora”, era otra de las frases más escuchadas en Casa Rosada sobre el tema impuesto PAIS.

En tanto que sobre privatizaciones de las empresas públicas, otro de los puntos que suponían dificultades, previo a la votación general hubo acercamiento, pero restan algunas diferencias en relación al control y la transparencia del proceso. “La postura es no (por más cambios), pero capaz algo se negocia”, aseguró uno de los consultados. Sobre los demás puntos reinaba el silencio y la incertidumbre.

El mayor encono de lo que sucede en cuanto a los diálogos y los pedidos por parte de la oposición dialoguista es ubicado por distintas fuentes del oficialismo en los reclamos que hacen, fundamentalmente, las provincias de Córdoba y Santa Fe, en cabezas de Martín Llaryora y Maximiliano Pullaro. Sin embargo, los reclamos también se extendían a otros dirigentes provinciales. “Nos viven corriendo el arco o son de la política del toma y daca, con la que no comulgamos”, dijo un hombre del oficialismo en referencia a los intercambios con los gobernadores.

Pese a los puntos sin acercar aún, en el oficialismo sobrevuela el optimismo y la confianza. Por caso, el ministro del Interior tiene pasaje este jueves por la noche para viajar, junto a su par de Capital Humano, Sandra Pettovello, a Roma, Italia, para participar de la segunda parte de la gira de Javier Milei, que viajó a Israel.

Se trata acaso de una muestra de confianza del Gobierno en que para entonces ya estará resuelto el trámite de la ley ómnibus en la Cámara Baja. Sin embargo, fuente oficiales también aludían a la posibilidad de que el ministro termine sin viajar en ese vuelo del jueves a las 22:50 rumbo a la capital italiana y lo haga finalmente el viernes. Acaso una muestra, en este caso, de la dificultad que supone la negociación artículo por artículo en el recinto. Su viaje es visto como una señal en Gobierno: “No veo que se haya ido una semana atrás”, dijo un hombre del oficialismo. “Lo importante ya se hizo”, completó. “Salga como salga, igual se va a considerar una victoria política”, auguró una fuente de la Casa Rosada desde donde también empiezan a mirar lo que puede pasar en el Senado.

Te puede interesar
Lo más visto