Tras el allanamiento, Lula Da Silva fue llevado a declarar

ACTUALIDAD 04 de marzo de 2016
La Policía Federal brasileña allanó hoy el domicilio particular del ex mandatario, la casa de uno de sus hijos y otras residencias cuya propiedad se atribuye a la familia, en el marco de las investigaciones por el caso de corrupción en Petrobras. El líder petista declara ante la Justicia aunque no está detenido.

El allanamiento por el juez federal Sergio Moro, que está a cargo de las averiguaciones sobre una red que se apropió ilegalmente de unos 2.000 millones de dólares de las arcas de la petrolera estatal. 

Según confirmó la Policía Federal, los agentes iniciaron las indagaciones a las 06:00 hora local (10:00 GMT), cuando se presentaron en la residencia de Lula en la ciudad de Sao Bernardo do Campo, en la periferia de Sao Paulo.

También fueron allanados la sede del Instituto Lula, que dirige el ex presidente; una finca de la localidad paulista de Atibaia y un apartamento en el balneario de Guarujá, entre otros lugares.

En esos dos últimos casos, las autoridades sospechan que esas propiedades pertenecen en realidad a Lula, aunque figuran a nombre de otras personas allegadas al ex mandatario.

También fue allanada la residencia en Sao Paulo de uno de los hijos de Lula, que está bajo sospecha de haber participado en algunas de las operaciones corruptas junto con su padre.

Los encargados de la investigación a Lula por sospechas de "ocultación de patrimonio" y "lavado de dinero" anticiparon que hoy ofrecerán detalles sobre la operación en torno al ex presidente y su familia en una rueda de prensa.

Ayer la situación del ex mandatario se agravó seriamente con la difusión de la declaración de un "arrepentido" en el caso Petrobras, el cual aseguró que el líder petista "ordenó" sobornar a algunos de los detenidos a cambio de su silencio y de que no colaborasen con la justicia.

El senador Delcídio Amaral, ex jefe de la bancada oficialista en la Cámara alta, detenido a fines de noviembre por su participación en el petrolão, aseguró que tanto la presidenta como Lula estaban al tanto del esquema de coimas y sobrefacturación dentro de Petrobras.

Tras el allanamiento, el ex mandatario fue llevado a declarar ante la Justicia por los cargos que se le imputan, aunque no se encuentra detenido. 

Te puede interesar