El Gobierno asegura que “va a llevar un tiempo salir de esta encerrona inflacionaria”

El vocero presidencial, Manuel Adorni, volvió a echarle la culpa de la economía a la gestión anterior; dijo que la Argentina está “inmersa en la híper” y que en la Casa Rosada quieren evitar “una catástrofe mayúscula” para fin de 2024.

ACTUALIDAD 03/01/2024
WhatsApp-Image-2024-01-02-at-12.01.34-PM

En medio de los aumentos generalizados que se dan en el país -con las últimas subas en naftas y precios en las góndolas, y ahora con la determinación de que las tarifas del transporte también se ajustarán-, desde el Gobierno ya advirtieron que va a “llevar un tiempo” salir de esta “encerrona inflacionaria”.

Así lo aseguró este miércoles el vocero presidencial, Manuel Adorni, quien volvió a echarle la culpa por este descalabro de las variables económicas a la gestión anterior. Incluso, el portavoz retomó su idea de que la Argentina está “inmersa en la híper” y adelantó que desde la Casa Rosada quieren evitar “una catástrofe mayúscula” para el final de este año.

Tras deslizar que el número de inflación de diciembre gira “en torno” al 30%, pese a que todavía no está publicada la cifra oficial del Indec, que se conocerá el 11 de enero, Adorni sin embargo indicó que en el Gobierno “saben muy bien” cómo terminar con el problema.

“Es un proceso largo y el trabajo que estamos haciendo de equilibrio de las cuentas, de saneamiento del Banco Central, y esto impactado por el atraso y distorsión de casi todos los precios de la economía -combustibles, en materia cambiaria y en infinidad de otros precios- hace que estemos atravesando este momento, que por supuesto va a llevar un tiempo salir de esta encerrona inflacionaria”, aseveró el funcionario ante una pregunta de LA NACION, pese a que no determinó un plazo para que comience la tendencia a la baja.

Convencido de que una “de las grandes bombas” que dejó la gestión de Alberto Fernández es la inflacionaria, aseguró que la administración mileísta la está “tratando de resolver”, pero insistió: “No se resuelve de un día para el otro, lleva mucho tiempo, esperamos que ese tiempo sea lo más corto posible”.

Y pese a que la mayor parte de la responsabilidad se la achacó a Unión por la Patria, Adorni señaló que desde 2002, cuando se derogó la convertibilidad, la Argentina vive una “situación inflacionaria insoportable”, donde el país “empieza a darle a la maquinita de billetes”, algo que -según planteó- se terminó con el desembarco de Javier Milei en el Ejecutivo. “Está claro que el gran desastre con los precios relativos hizo que cuando uno empieza a trabajar sobre la verdad y la realidad, el impacto inflacionario de estas cuestiones generan un efecto directo en precios y en el poder adquisitivo de la gente”, intentó explicar.

Asimismo, el vocero dijo que en la Casa Rosada son “conscientes” de la hostilidad que ocasionan las subas de precios, aunque se excusó: “Pretender que en la Argentina de un gran desorden, plagada de bombas económicas, se crea que en 30 días iba a estar resuelto o que todo lo que se hizo mal no iba a tener repercusiones... Tenemos que aceptar que las facturas siempre hay que pagarlas. Lo ha dicho el Presidente: los almuerzos gratis no existen. En este proceso en el que estamos inmersos de una hiperinflación queremos evitar la catástrofe mayúscula de que a fin de año tengamos que decir: ‘No lo pudimos evitar’”. Calificó también a la Argentina como “un gran desastre”.

Por otra parte, a la espera de que mañana llegue al país una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) para renegociar el acuerdo, Adorni evitó precisar la agenda con los representantes del organismo, pero se mostró convencido de que como el Gobierno tiene “un norte demasiado claro”, no habrá ningún “punto de no encuentro” con la comitiva de Washington.

Contra los gremios y YCRT

En tanto, el vocero volvió a abrir un frente contra los gremios cuando defendió las iniciativas en el mundo laboral que impulsaron desde Balcarce 50 en el megadecreto y en la ley ómnibus que giraron al Congreso. Dijo en ese sentido Adorni que la libre elección de obra social implica “eliminar privilegios de la casta sindical”, aunque aclaró que con eso no se refería a todo el sindicalismo. “Sí a una parte que deja presos de sus cajas y sus obras sociales a los empleados”, ahondó.

También cargó contra Yacimientos Río Turbio (YCRT), una empresa que pertenece al Gobierno y que produce energía, y dijo que se usó “sistemáticamente para dar empleo de acuerdo a los vientos políticos” y que mientras tanto “hace 20 años que no produce nada”. Bajo esa postura, el portavoz aseguró: “34 mil millones de pesos por año venía gastando. Hace que 47 millones de argentinos tengan que afrontar el sueldo de un montón de empleados de una empresa que no produce”.

Además, fue contra la “política de cielos cerrados” que le adjudicó a la administración precedente y defendió la apertura de importaciones en la industria textil, al alegar que las regulaciones incluían “privilegios” que hacían a los argentinos “comprar productos caros y muchas veces de baja calidad”.

El portavoz también reivindicó el derecho a la soberanía sobre las Islas Malvinas al cumplirse 191 años de la ocupación ilegítima del Reino Unido, e indicó: “Queremos mandarle un sincero deseo de que se haga justicia a la familia de Tomás Tello, asesinado en Santa Teresita este fin de semana”.

Te puede interesar
Lo más visto